Ir al contenido

Teoría de Darwin

La revolución científica del Renacimiento, producto de nuevas ideas relacionadas con biología, astronomía, física y química, llegó a la conclusión de que el planeta Tierra dejaba de ser el centro de la creación, mientras que más adelante, en el siglo XIX, destacó la teoría de la evolución biológica de Darwin. Se basa en el modelo evolutivo de cambios en caracteres fenotípicos y genéticos de una especie a otra a través de generaciones, teniendo en cuenta que va desde organismos simples hacia organismos complejos y diversos.

Esto derivó en un cambio de mentalidad por parte de la población:

  • Aparición de la teoría de la evolución biológica por selección natural.
  • Evolución como “descendencia con modificación“.
  • Aparición de la selección natural con adaptación al entorno dependiendo el medio ambiente.

A continuación vamos a tratar todo lo relacionado con la teoría de Darwin, así que no te detengas aquí.

Charles Darwin propuso la teoría de la evolución

Disquisiciones científicas interrelacionadas

La teoría de Darwin no es solamente una, más bien es un conjunto de reflexiones científicas que están relacionadas entre sí, cuyos fundamentos se resumen en varios puntos determinantes.

Transformismo o evolucionismo

Se conoce como transformismo al suceso comprobable de que todas las especies no son fijas e inalterables en la vida, más bien se basa en la modificación gradual a medida que pasa el tiempo. Esto antiguamente se conocía como transformismo, pero en la actualidad se hace uso del vocablo evolucionismo.

Diversificación y la adaptación de la vida

Las distintas especies de seres vivos han surgido gracias al esfuerzo de la vida en amoldarse a las condiciones ambientales, como parte de la lucha por lograr el progreso y así multiplicarse, sobreponiéndose a las adversidades. Gracias a esto se puede deducir que las especie tienen un ancestro en común y que en algún grado se encuentran vinculadas (filogenia) entre sí.

Selección natural

La adaptación de la vida al entorno se conoce como selección natural según Charles Darwin. Este es el resultado de la combinación de dos factores:

  • Cambio natural que las personas de una especie en concreto heredan de sus descendentes para que se encuentre mucho más adaptado al entorno en el que vive.
  • Presión que ejerce el ambiente sobre las variaciones, diferenciando las especies que se reproducen y las que no lo consiguen.

Características de la selección natural

Características hereditarias

Darwin, naturalista inglés, fue capaz de averiguar que los rasgos y otras características de los seres humanos se heredan a través de los genes.

Cabe especificar que los genes son las unidades de almacenamiento de información genética, los cuales ordenan el funcionamiento de las células del organismo. Por lo tanto, aquellos que heredan los caracteres ventajosos de sus progenitores son capaces de sobrevivir y reproducirse.

Más descendencia de la que puede sobrevivir

Dado a lo comentado en el apartado anterior, los seres humanos crean más descendientes de los que el medio ambiente puede aguantar, por lo que hay una especie de rivalidad por conseguir los recursos limitados porque los caracteres cada vez son más usuales.

Descendencia varía en sus rasgos heredables

Generación tras generación, los individuos se amoldan al entorno con rasgos más o menos diferentes entre sí. Y, muchas de las características, como el color, la forma y el tamaño, se pueden heredar.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.