Ir al contenido

Soledad

Según lo define el diccionario de la RAE, la soledad hace referencia a la ausencia de compañía, así como también puede servir para denominar un territorio deshabitado o desierto. Existe una tercera acepción que hace referencia a un trastorno emocional vinculado con la pérdida de un ser querido o una ausencia repentina.

La soledad podría definirse como la sensación de estar aislado del resto de los seres humanos. Si bien en períodos determinados de la vida puede llegar a ser beneficioso e incluso productivo (los artistas que más trabajan son los más solitarios) en ocasiones la percepción de vivir incomunicado y solo puede llegar a ser muy dolorosa. Según lo afirman diversos especialistas en el campo de la salud mental la soledad puede llegar a provocar consecuencias biológicas, cognitivas y de comportamiento que pueden ir desde sensaciones de tristeza hasta ser la causa de una muerte prematura.

La soledad puede contribuir considerablemente con la aparición de crisis nerviosas y comportamientos compulsivos puesto que las personas que viven aisladas tienen la sensación de que hay poco que perder y no se ajustan a las consecuencias de sus actos. Así, trastornos como la obesidad, la depresión y en alcoholismo pueden ser sumamente comunes en individuos que experimenten la soledad.

La soledad no es exclusiva de las personas que viven solas; de hecho, muchas veces quienes más experimentan esta sensación son personas que viven rodeadas de gente, que se muestran alegres y que parecen disfrutar de la vida. Posiblemente esto esté relacionada con una falta de autoconocimiento y con una deficiencia en la calidad de las relaciones. Siguiendo con este razonamiento cabe señalar que muchas personas que viven solas no sufren de soledad porque disfrutan de la vida que se han labrado; se encuentran con amigos y familiares cuando así lo desean pero prefieren tener un espacio propio más silencioso.

Angustia por separación

La sensación previa a la marcha de un ser querido puede ser sumamente angustiosa. El deseo profundo de que el tiempo se detenga y que esa persona a la que queremos permanezca a nuestro lado es algo muy común sobre todo en la infancia, aunque en algunos casos puede extenderse en la edad adulta, sobre todo en caso de personas con trastornos afectivos determinados. Cada año muchísimas personas acuden a terapia para resolver esa angustia causada por la soledad.

Es importante señalar que la angustia por sentirse solos no es algo exclusiva de los seres humanos, cada vez son más normales los casos de perros que sufren de forma muy intensa la ausencia o la marcha de los humanos con los que comparte casa. Existe de hecho un trastorno denominado “angustia por separación” y que se manifiesta a través de una actitud hiperactiva mientras el humano está cerca y una tristeza profunda cuando se marcha. Muchos perros mientras se hallan solos lloran constantemente, se autolesionan o canalizan su ansiedad destruyendo objetos. Se trata de un serio problema que, lamentablemente, es absolutamente común en canes que viven en un entornos urbanos.

Sinónimos de soledad

abandono, aislamiento, desamparo

Antónimos de soledad

compañía, contención, cercanía

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.