Homo Sapiens

El término Homo Sapiens es la combinación de dos vocablos del idioma latín, usualmente utilizado para designar científicamente a todas las especies de nuestro planeta, y es el nombre académico de la especie a la que pertenecemos. Literalmente significa hombre sabio y el primero en utilizarlo fue Carl Linnaeus en 1735.

La primera palabra hace referencia al género, como especie, y puede significar tanto hombre como humano.

Literalmente significa hombre sabio y se utiliza desde 1735

La segunda palabra hace referencia a la capacidad de pensamiento que posee la especie, lo que le ha permitido evolucionar de forma intelectual.

Linnaeus y su tratado de taxonomía

Antes decíamos que el primero en utilizar este término para designar a nuestra especie fue Carl Linnaeus en 1735. Precisamente, fue en su libro “Systema naturæ per regna tria naturæ, secundum classes, ordines, genera, species, cum characteribus, differentiis, synonymis, locis”, traducido y abreviado simplemente como “Sistema Natural”.

Todo comenzó durante el tiempo que estuvo en Hartecamp, donde pudo examinar a algunos monos y logró identificar varias similitudes entre ellos y los seres humanos. En base a eso, los colocó bajo una categoría que denominó antropomorfa (de forma humana). Naturalmente, esta situación provocó que otros estudiosos pusieran objeciones de todo tipo, influidos principalmente por cuestiones religiosas, al poner al hombre y al mono al mismo nivel.

Bajo esta perspectiva, no es extraño que algunos pensadores afirmen que Carl Linnaeus fue el primero en plantear la pregunta sobre el origen del hombre, y que Charles Darwin se basó en su trabajo para darle forma a su teoría.

Nuestra especie

El término homo hace referencia al hombre, si, pero en realidad es el nombre para designar a los primates homínidos que componen la familia Hominini junto al género Pan (de la que forman parte, por ejemplo, los chimpancés). Por lo tanto, Homo identifica no solo al hombre moderno, sino a todos sus parientes ya extintos.

Según la clasificación nacida en los escritos de Linnaeus y los hallazgos producidos desde entonces, la especie que dio origen a la discriminación con el término Homo delante fue el australopiteco.

Se cree que esta especie fue la primera en lograr el andar bípedo y habitó en África alrededor de 4 millones de años atrás. Con la teoría de la evolución en mente, se ha establecido que a partir del australopiteco se originaron los:

  • Homo habilis: esta especie habitó África a principios y mediados del Pleistoceno. Su nombre hace referencia al hallazgo de utensilios de piedra fabricados por ellos. Hasta la aparición del Homo rudolfensis se lo creía la especie de homo más antigua.
  • Homo rudolfensis: especie que también habitó África en el Pleistoceno inferior. Su nombre se debe a que sus fósiles fueron hallados a orillas del Lago Turkana (Kenia), antes conocido como lago Rudolf. Las diferencias morfológicas con el Homo habilis lo sitúan como una especie totalmente diferente.
  • Homo naledi: una especie que se cree habitó por el mismo tiempo que los dos anteriores, pero no hay consenso sobre esto dado que la datación brinda fechas más recientes. Su nombre proviene de una lengua africana que significa estrella.
  • Homo gautengensis: otra especie que se cree habitó por el mismo tiempo que los anteriores, pero con diferencias morfológicas con aquellos. Su nombre se debe a que fue hallado en Gauteng, una de las nueve provincias de Sudáfrica.
  • Homo ergaster: también conocido como Homo erectus africano. Se cree que fue la primera especie en lograr la regulación de la respiración para producir sonidos complejos. En otras palabras, pudo ser capaz de articular un lenguaje. Su nombre significa hombre trabajador, y se lo utiliza por la confección de utensilios mucho más elaborados que los del Homo habilis.
  • Homo georgicus: especie denominada por su hallazgo en Dmanisi, República de Georgia. Se lo considera una especie intermedia entre el Homo habilis y el Homo erectus, pero relacionada con el Homo ergaster pues ha quedado establecida su condición de cazador.
  • Homo erectus: su nombre significa hombre erguido. También vivió a mediados del pleistoceno y poseía mayores habilidades que los anteriores. Otra de sus características es que presentaban mayores variaciones de fisonomía entre machos y hembras.
  • Homo antecessor : se trata de la especie más antigua de Europa que vivió hace unos 900 000 años. Su nombre hace referencia a su carácter de explorador y migrante.
  • Homo cepranensis: también llamado hombre de Ceprano, dado que fue hallado en la localidad italiana con ese nombre. Los estudios demuestran que su capacidad craneana era mayor que la del Homo ergaster y el Homo erectus.
  • Homo floresiensis: conocido como el hombre de Flores, ya que esta especie fue hallada en la isla indonesia de Flores. Algunos lo apodan Hobbit, a causa de su bajísima estatura.
  • Homo heidelbergensis: otra especie que debe su nombre a la localidad donde fue hallado. En este caso, Heidelberg (Alemania). Se cree que es la primera especie en tener la capacidad de pensamiento simbólico, es decir, capacidad para transmitir información de una persona a otra.
  • Homo neanderthalensis: más conocido como hombre de Neandertal, vivió hacia el final del pleistoceno. Su nombre también se refiere al sitio donde fue hallado, en este caso, en el valle de Neander, cerca de Düsseldorf, Alemania.
  • Homo rhodesiensis: hallado en la actual Zambia, antes llamada Rhodesia del Norte. Se cree que es una especie intermedia entre el Homo neanderthalensis y el Homo sapiens.
  • Homo helmei: hallado en Florisbad, Sudáfrica. Clasificado como un Homo sapiens arcaico, la designación helmei parece estar asociada al nombre del financista que posibilitó su hallazgo.
  • Homo tsa ichangensis: más conocido como Penghu 1, recibió entidad como especie independiente debido a sus características únicas. Vale mencionar que hasta el momento solo se ha hallado una mandíbula inferior incompleta.

Por último, hay dos especies a las cuales no se le ha asignado un nombre definitivo. Los fósiles hallados las identifican, por el momento, como el hombre de Denisova, por estar situados en las cuevas de Denisova, en Siberia. La otra, es llamada hombre de la cueva de los ciervos literalmente por ser la descripción exacta de donde fue encontrado en China.

Todas estas especies están extintas actualmente. Y todas han sido parte, de una forma directa o indirecta, del proceso evolutivo que le dio forma a nuestra propia especie: el homo sapiens.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.