Ir al contenido

Hábeas Corpus

El vocablo hábeas corpus se identifica con las leyes y el derecho. Es la opción con la que cuenta cualquier ciudadano que es detenido y que está a la espera de comparecer ante el juez de manera inmediata y pública. Cuando las autoridades escuchan el testimonio de la persona detenida, ellos deciden si el arresto es legal o ilegal y pueden decidir si finaliza o no.

El término proviene de la expresión en latín habeas corpus ad subiiciendum que en español significa “que tengas tu cuerpo para mostrar” o “que tu cuerpo sea mostrado”.

hábeas corpus

El hábeas corpus es un recurso legal al que podemos acceder todos los individuos.

Orígen del hábeas corpus

Esta expresión fue empleada por primera vez en la Carta Magna del rey Juan Sin Tierra en 1215. En dicho documento, la soberanía del pueblo pasó del monarca a la nobleza y se constituyó un gobierno que dura hasta nuestros días conocido como la Cámara de los Lores. En dicha Carta Magna fue establecido que ningún individuo libre podía ser puesto en prisión ni sus propiedades podían ser retenidas sin que existiera un ley previa que lo justifique.  «Nadie puede ser castigado de ninguna manera sino por sentencia legalmente pronunciada contra él, por sus iguales o pares, según la ley del país. A nadie debe rehusar el Rey pronta justicia, la que no podrá ser vendida a persona alguna».

Si bien todo nos lleva a pensar que el hábeas corpus se inició allí, hay precedentes de que el mismo se encuentra plasmado en el derecho romano. Se trata de un recurso denominado Interdicto de homine libero exhibendo o “recurso de mostrar al hombre libre”.

En la actualidad, el vocablo hábeas corpus se encuentra incluido dentro del diccionario de la RAE (Real Academia Española) y, de acuerdo a la gramática de nuestro idioma, debe ser escrito con tilde.

Características del hábeas corpus

Los expertos en leyes indican que el hábeas corpus defiende dos derechos que son propios del ser humano. Uno de ellos es la libertad individual en la que se supone que la persona no puede ir presa sin motivo o de manera arbitraria. El segundo derecho es el de la integridad personal en donde el sujeto no debe ser víctima de ningún tipo de daño hacia su persona como ocurre en el caso de torturas o lesiones similares.

Fines del Hábeas Corpus

El hábeas corpus cuenta con tres fines que le son propios:

  • Prevención: cualquier persona que pueda ver amenazada su libertad o forma de vida de manera ilegal, tiene el derecho de solicitarlo a un juez para que sea examinado el factor que le está provocando el daño.
  • Reparación: si un individuo se ve privado de la libertad de manera ilegal, puede hacer uso del hábeas corpus y solicitar que se rectifique su caso. Si no existen las razones válidas para esto, el juez deberá devolverle la libertad.
  • Genérico: responde a todas las circunstancias que no estén contempladas en los fines anteriores (prevención y/o reparación). En este caso la persona podrá solicitarlo si su libertad le fue quitada o por seguridad para su vida propia.
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.