Autótrofo

Un organismo autótrofo es aquel que elabora su propio alimento a partir de diferentes nutrientes y sustancias inorgánicas que procesa por si mismo.  Es una alternativa de supervivencia que incluye la fotosíntesis que realizan las plantas para obtener sus nutrientes y también la quimiosíntesis que consiste en la producción de materiales orgánicos elaborados por algún tipo de fuente que produzca energía química tales como el carbón y sus derivados, el petróleo o el gas natural.

A los autótrofos se los llama también productores primarios y se los distingue de aquellos que deben consumir materia orgánica para sobrevivir como los carnívoros, herbívoros, insectívoros y omnívoros, entre otros. A este tipo de seres vivos se les llama heterótrofos. En conclusión, podemos afirmar que los seres autótrofos son aquellos que no necesitan de otros seres para obtener su nutrición sino que se produce la síntesis se produce a partir de las sustancias inorgánicas.

Autótrofo

Los autótrofos son seres vivos que fabrican sus propios alimentos.

Tipos de métodos que puede utilizar un ser autótrofo

Un ser autótrofo puede utilizar dos tipos de nutrición. La más conocida es la fotosíntesis en la que los seres vivos -las plantas, en este caso- utilizan el agua y la energía solar para quebrar las moléculas de dióxido de carbono o CO2 que se encuentran suspendidas en el aire y de esta manera obtienen la energía suficiente para nutrirse. Cabe destacar que la mayoría de las plantas que utilizan este tipo de nutrición solo expelen oxígeno durante las horas del día mientras que de noche hacen lo propio con el dióxido de carbono (CO2). El otro método es la quimiosínteis. En este caso, se oxidan las sustancias químicas inorgánicas tales como el anhídrido sulfuroso u otros elementos que son  ricos en hierro.

Los seres autótrofos son aquellos que se encuentran en la base de la cadena alimentaria y constituyen el sustento para los animales llamados herbívoros que, a su vez, son el alimento de los carnívoros.

Tipos de seres autótrofos

Existen diferentes tipos de seres autótrofos entre los que podemos encontrar las plantas de altura como los árboles hasta las que se encuentran al ras del suelo como ocurre en el caso del césped. Otros de estos seres son las algas, las cianobacterias que se conocen con el nombre de algas verdea-zuladas y las bacterias anaerobias que se encuentran en la flora intestinal de los seres humanos.

Ejemplos de seres autótrofos

Entre los seres quimioautótrofos encontramos las bacterias presentes en el azufre, aquellas que se encuentran en el nitrógeno, las del hidrógeno y las del hierro. En cuanto a los fotoautótrofos o aquellos que realizan la fotosíntesis podemos mencionar los árboles, los matorrales, las algas y algunas bacterias.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *