Ir al contenido

Amor Platónico

Buscamos lo que no tenemos y amamos lo que nos falta. De esa premisa parte la idea del amor platónico, que hace referencia a la imagen o idea que cada persona tiene sobre las relaciones perfectas. Como se trata de una construcción idealizada, este tipo de búsqueda es eterna porque en la práctica es imposible conseguir establecer un lazo perfecto con otra persona.

La filosofía se construye desde la búsqueda de lo que no se tiene. Los seres humanos indagamos para encontrar una panacea, una idea-imagen-sensación a la que aferrarnos y así poder explicarnos y, al hacerlo, explicar de qué estamos hechos y cómo se ha formado nuestro entorno. El amor, en ese sentido, al igual que la felicidad, son las dos grandes preguntas y búsquedas del pensamiento filosófico, algo que han intentado explicar los pensadores desde tiempos antiquísimos, y que resulta todavía un poco misterioso.

Para muchos el amor platónico es lo opuesto al amor sexual puesto que, mientras que el primero es la manifestación de un deseo infantil que persigue la búsqueda de protección y afecto, el segundo está ligado a la carne, a la atracción sexual en su sentido más estricto. Desde ese punto de vista el amor platónico se manifiesta como un rechazo al sexo y como una búsqueda de las relaciones puras e inocentes.

De todas formas, el planteamiento de Platón es más amplio. Según su teoría, la atracción física es evidente y forma parte de las relaciones, sin embargo existen otros planos más profundos a los que deberíamos prestarles atención: la búsqueda de una felicidad que esté por encima de la naturaleza. Convencido de que la creación ha tenido lugar a través de la división de las almas, dice que nuestra vida consiste en buscar a nuestra otra mitad (el trozo de alma que ha ido a parar a otro cuerpo) para unirlos. Sería algo así como la búsqueda de la unidad perdida para conseguir una armonía global.

Nociones de amor platónico

Llegados a este punto podemos concluir que en la práctica tres cosas sobre el amor platónico:

  • El amor platónico es una utopía porque no es otra cosa que la búsqueda de un ideal, por lo tanto, jamás llegaremos a conseguir esa relación perfecta en la tierra, porque no podemos controlar lo que viven, sienten y experimentan las demás personas. De hecho, en el caso de que podamos estar con esa persona que anhelamos, al convertirse en un amor tangible, desaparecerá la magia, y nos toparemos con que la realidad es mucho más cruda y menos atractiva que aquel ideal.
  • El amor platónico es volátil porque cambia con los años. Esto está relacionado con la propia búsqueda, que va transformándose a medida que crecemos y entendemos más la existencia. Es evidente que no imaginábamos de la misma forma a nuestra pareja ideal a los once que a los cuarenta. Podríamos decir que ese ideal es mudable e inconstante y esta es otra razón que lo vuelve imposible.
  • El amor platónico es subjetivo porque en cada persona el ideal se forma de manera diferente. Al tratarse de una construcción subjetiva, ligada a las propias carencias y a la noción que cada individuo tiene del bienestar, no pueden establecerse una serie de características que debe tener el amor platónico, porque en cada uno esa lista es diferente.

Sinónimos de amor platónico

ideal, espiritual, desinteresado

Antónimos de amor platónico

materialista, físico, real

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.