Ir al contenido

Pensamiento abstracto

¿Alguna vez has escuchado hablar del pensamiento abstracto? Es una capacidad exclusivamente humana que permite reflexionar sobre ciertos aspectos que no están presentes en un espacio y tiempo, ya sea de algo de la vida cotidiana o de un ámbito en concreto. Por lo que se considera una especie de pensamiento simbólico que permite ampliar la imaginación, desarrollar nuevas ideas y aprender de diversas experiencias pasadas para pensar en el futuro.

Sí que es cierto que si se desea desarrollar el pensamiento abstracto es necesario desconectar parcialmente de todo el mundo material y descubrir los vínculos que la persona en cuestión no ve, es decir, lo inmaterial (ideas y nociones).

A continuación te informamos acerca del pensamiento abstracto.

El pensamiento abstracto es una capacidad exclusivamente humana

Características del pensamiento abstracto

  • Permite desarrollar la creatividad y la imaginación, lo que nos lleva a la innovación.
  • Fomenta el pensamiento reflexivo como un acto de búsqueda.
  • Ayuda a encontrar diversas soluciones para un problema en concreto.
  • Se construyen hipótesis sin tener que probarlas de forma empírica.

Fases del desarrollo y el pensamiento abstracto

Estadio sensorio-motriz

Abarca desde el nacimiento hasta los 2 años, tiempo en el que el bebe se relaciona con el entorno mediante  sus percepciones físicas. El pensamiento del bebé estaría circunscrito “al aquí y al ahora”.

Estadio preoperacional

Empieza alrededor de los 2 años y dura aproximadamente hasta los 7. Aquí surge el pensamiento simbólico, el cual destaca por pensar sobre hechos u objetos que no están presentes en ese mismo momento. El niño comienza a participar en el juego simbólico y aprender a manipular los símbolos.

Estadio de operaciones concretas

Desde los 7 hasta los 11 años, el niño es capaz de realizar ciertas operaciones mentales, además adquiere habilidades de conservación (número, área, volumen y orientación) y reversibilidad.

Estadio de operaciones formales

Esta etapa comienza entre los 11 y 15 años y se extienda hasta la edad adulta, teniendo ciertos elementos a destacar:

  • El razonamiento hipotético.
  • El razonamiento abstracto.
  • La resolución sistemática de problemas.
  • El pensamiento abstracto.

Este epistemólogo manifiesta que posee un vínculo muy estrecho con la lógica y la capacidad para solucionar ciertos problemas. Esto es lo que hace a los seres humanos diferenciarse del resto de seres vivos.

Siguiendo a Sierra, P. y Brioso, A. en la Psicología del Desarrollo (2006), el adolescente diferencia entre lo que es real y lo que es posible utilizando razonamientos hipotético-deductivos y razonando sobre enunciados verbales en lugar de razonar sobre objetos concretos.

La importancia del lenguaje

El lenguaje es la capacidad que tiene el ser humano para expresar pensamientos y sentimientos, además de pensar las representaciones de los objetos reales.

Desde este punto de vista, el pensamiento abstracto se basa en los esquemas formales, que son unidades del pensamiento mediante los que se manifiestan ciertos conocimientos. Este tipo de esquema ayuda a la predicción y a que una persona se amolde a lo que pide el medio e integre la información nueva.

Para terminar, debemos hacer mención a la importancia del pensamiento abstracto, ya que gracias a él se permite deducir o sacar conclusiones y extrapolar lo aprendido a cualquier situación.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.