Ir al contenido

Paro

El término paro cuenta con múltiples acepciones en el diccionario de la Real Academia Española. Puede referirse a un pájaro de pico recto y firme, al cese de una actividad o a la situación de desempleo que experimenta un individuo. A continuación intentaremos abordar cada una de ellas con la mayor claridad posible.

En muchos países latinoamericanos la acepción más utilizada es la que hace referencia a la interrupción de la actividad laboral, debido a un incumplimiento de las cláusulas laborales cometida por la parte contratante. Otra forma de hacer referencia a este cese de la actividad laboral es huelga. En ocasiones, el paro se acompaña de una marcha colectiva exigiendo mejoras específicas en las relaciones laborales.

En España, por su parte, el uso más común es el relacionado con el desempleo. Sirve, por tanto, para referirse a la situación que enfrenta un individuo que se ve privado de trabajo, al subsidio que reciben por parte del Estado aquellas personas que se encuentran en esa situación y también para hacer alusión al conjunto de personas que están desempleadas, para establecer estadísticas de desempleo, por ejemplo.

También es un término que sirve para referirse al cese del movimiento o la acción de un cuerpo.

Familia de pájaros, los paros

El paro es también el nombre que reciben los pájaros pertenecientes a la familia de los páridos, y que se caracterizan por tener el pico fuerte y recto, el cuerpo pequeño pero gruesito y las alas redondeadas. En este grupo se incluyen numerosas y variadas especies como el herrerillo, el carbonero y el autillo, que miden poco más de 14 centímetros y se caracterizan por poseer colores llamativos: amarillos, azules y grises intensos.

Los paros se distribuyen a lo largo de todo el mundo, siendo muy comunes en Europa y países mesopotámicos. Su alegre canto, que se deja oír incluso en invierno, es capaz de traernos un rayo de sol en medio del frío y endulzar el paisaje blanco de coloridos matices. Anidan en árboles perennes y sus nidos son pequeñitos y sumamente estéticos.

La mayoría de las especies plumíferas pertenecientes a esta familia son sedentarias, lo que significa que permanecen toda la vida en un mismo sitio —a diferencia de otras especies, como las golondrinas, que se consideran migradoras— y desarrollan una relación estrecha con el equilibrio medioambiental de la región que habitan.

Entre los paros más importantes se encuentran el carbonerito común (de cabeza y cuello negro, carrillos blancos y lomo azul brillante), el herrerillo común (de cabeza azul, el cuerpo blanco y una franja negra que rodea su cuello y el contorno de sus ojos), el herrerillo capuchino (muy parecido al común pero con una prominente cresta de color negra y franjas blancas), el mito también llamado paro de cola larga (cabeza blanca con manchas negras muy finitas y el cuerpo negro con bordes blancos).

Sinónimos de paro

desempleo, desocupación, cese, huelga, interrupción

Antónimos de paro

ocupación, empleo, continuar, funcionar

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.