Ir al contenido

Paloma de la paz

Antes de nada, ¿cómo se puede definir la paz? Desde el punto de vista negativo, se trata de la ausencia de violencia, inquietud y guerra, mientras que si la observamos desde la positividad es un estado a nivel social o individual, en el que hay un equilibrio y una consistencia en las partes de una unidad. Tanto una definición como la otra son igual de válidas, lo que se convierte en un propósito o meta de vida para que el planeta Tierra sea algo mejor.

Según Beatriz Molina Rueda y Francisco A. Muñoz, la paz es uno de los bienes más preciados, valiosos y deseados al representar el bienestar personal, grupal y de la especie, lo que hace disfrutar al máximo de la buena condición a los seres humanos.

Sabiendo lo que es la paz, vamos a hablar en las siguientes líneas de la paloma de la paz, uno de los símbolos más conocidos a nivel mundial.

La paz es una de las metas a alcanzar en la vida

Origen de la paloma de la paz

Hoy en día, la imagen de la paloma blanca con una rama de olivo en el pico es conocida en todas las culturas y los países prácticamente. Es cierto que empezó a ser popular después de la IIGM, pero su origen se remonta a muchos años atrás.

El simbolismo de la paloma blanca procede de la tradición judeo-cristiana, ya que en el Génesis 8:8-12 de la Biblia se cuentan unos hechos del diluvio universal. Más concretamente, Dios estaba muy enfadado con las personas y los pecados realizados, por lo que optó por inundar el planeta y salvar solamente a los que se lo merecían según él.

Según el texto, Noé, el décimo y último de los patriarcas antidiluvianos, fue avisado y fabricó una arca en la que meter a toda su familia y una pareja de cada animal. Después de 1 mes y 10 días dejó de llover y este personaje de la Biblia soltó una paloma para verificar que hubiese tierra firme y salir. Cuando la paloma volvió a la arca trajo consigo una rama de olivo en el pico y un mensaje bien claro: “Dios volvía a estar en paz con los hombres”.

Usos de la paloma blanca

De todas formas, no fue hasta el siglo XX cuando este símbolo de la paz se intensificó, siendo Pablo Picasso, un pintor y escultor español, quien realizó una serie de dibujos de la paloma.

Uno de los dibujos de la paloma blanca se utilizó más adelante para el cartel del Congreso Mundial por la Paz en 1949, después de la IIGM.

Lo que este artista quería mostrar era la unión de distintos fragmentos rotos de la sociedad tras la guerra, entonces dibujó una paloma descansando en el suelo y sin nada en el pico. Con el transcurso del tiempo, Picasso optó por dibujar otra paloma, pero en este caso aparecía volando y con la famosa rama de olivo en el pico. Por lo tanto, desde ese momento la representación de la paloma blanca como símbolo de la paz se extendió a nivel mundial.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.