Ir al contenido

Ira

La ira es un sentimiento que se expresa por medio del resentimiento y también de la irritabilidad. Sentir esta rabia, como también se la llama, puede provocar diferentes trastornos físicos tales como el incremento del ritmo cardíaco, la presión arterial elevada, y un gran aumento de la adrenalina y de la noradrenalina.

Es probable que en muchas personas, la ira se transforme en un sentimiento que predomine en su manera de ser. Esto se debe a que la persona toma la decisión de adoptar diferentes tipos de medidas para detener algún tipo de ataque externo. Cabe destacar que este tipo de comportamiento puede tener diferentes consecuencias tanto en lo físico como también en lo mental.

Ira

Etimología de la palabra ira

El vocablo ira proviene del latín y su significado es cólera, enojo. A su vez, la palabra proviene de una raíz que es eis que significa mover rápidamente, pasión que a su vez hizo surgir una palabra en griego que es ἱερός (hieros que significa sagrado).

Fisiológicamente hablando, ¿cómo funciona?

En cuestiones fisiológicas, -pues ya hablamos de lo que la ira provoca en forma interna- podemos asegurar que la ira puede producir cambios notorios en el rostro de cualquier persona al igual que en su lenguaje corporal. En momentos culmines también se transforman en actos de agresión que pueden ocurrir tanto en forma pública como también privada.

Se trata de un patrón de comportamiento mediante el cual un individuo le advierte a quienes están dispuestos a agredirlo. Cabe destacar que las personas con ira, que se denominan iracundos, pueden equivocarse con facilidad, pues quien padece de este tipo de trastorno por lo general suele tener el juicio equivocado, pues carece de cualquier tipo de observación objetiva.

Tipos de ira

Existen dos tipos de ira, la pasiva y la agresiva. La ira pasiva se caracteriza por padecer falta de pasión, derrotismo y también manipulación al realizar un chantaje emocional, fingir enfermedades y utilizar a un tercero para transmitir todo tipo de sentimientos siempre y cuando sean negativos. También puede dar la espalda en cualquier crisis llegando a los extremos de padecer de fobia.

En cuanto a la ira agresiva, la misma se desarrolla a través del bullying con agresiones físicas, destrucción de objetos, empujar a otras personas, hacer daño a niños, animales y propiedades, alardear, confesar lo que se hace, conducir vehículos a gran velocidad y en forma agresiva, abuso verbal y bromas vulgares, entre otros.

Sinónimos de ira

bronca, cólera, enfado, enojo, furia, rabia

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.