Ir al contenido

Zion

Zion, también puede escribirse como Sió o Tzion cuando se pronuncia en hebreo. Es una palabra que hace alusión a una colina que se encuentra en el sureste de Jerusalén donde se construyó la Ciudad del Rey David que hacía referencia a la Tierra Prometida. El Monte Zion fue donde posteriormente hubo una referencia bíblica.

En Zion se encuentran algunos de los lugares más importantes para algunas de las religiones con más fieles del mundo como la tumba del Rey David, la cámara del Holocausto o Martef Hashoah y el Cenáculo donde Jesús y los 12 apóstoles celebraron la última cena antes de la crucifixión.

Zion

En Zion se encuentra el cenáculo donde Jesús compartió la Última Cena

De acuerdo a muchos credos religiosos Sión se emplea en varias religiones tales como el cristianismo donde se cree que es una ciudad donde por más de mil años van a encontrar lugar los fieles después que ocurra el Armagedón. Durante ese momento, una lucha se desarrollará entre los reyes contra Jesús o el Cordero de Dios que los derrotará con la ayuda de los ángeles.

Otra de las religiones que también tiene la creencia en la existencia de Zion es aquella de los que siguen a Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Piensan que se trata de un lugar que les fue prometido para vivir con cristo durante el Milenio.

Zion  simboliza el deseo de los creyentes en estar en un lugar seguro, sobre todo en lo que se refiere al sentido espiritual. El vocablo evoca la seguridad o la paz que se encuentra en el cielo y que repercute en el espíritu en vida de cualquier persona.

Zion en la Biblia

En la Biblia Zion es nombrada en varios versículos:

“6 Y el rey y sus hombres fueron a Jerusalén contra los jebuseos, los habitantes de la tierra, y éstos dijeron a David : No entrarás aquí; aun los ciegos y los cojos te rechazarán; pues pensaban : David no puede entrar aquí. 7 No obstante, David conquistó la fortaleza de Sion, es decir, la ciudad de David. 8 Y dijo David aquel día: Todo el que quiera herir a los jebuseos, que suba por el túnel del agua y llegue a los cojos y a los ciegos, a los cuales el alma de David aborrece. Por eso se dice: Ni los ciegos ni los cojos entrarán en la casa. 9 David habitó en la fortaleza, y la llamó la ciudad de David. Y edificó David la muralla en derredor desde el Milo hacia adentro. 10 David se engrandecía cada vez más, porque el SEÑOR, Dios de los ejércitos, estaba con él.” (Samuel 6:10)

“Su cimiento está en el monte santo. Ama YAHVEH las puertas de Sion más que todas las moradas de Jacob. Cosas gloriosas se han dicho de ti, ciudad de Dios” (salmo 87:2-3)

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *