Ir al contenido

Ojo turco

El ojo turco, conocido como nazar, es una cuenta que presenta una forma plana de gota. En su interior se puede ver la figura de un ojo al que se le atribuyen diferentes fuerzas de protección. Suele ser usado como un artilugio de buena suerte y que además tiene la posibilidad de curar el mal de ojo.

La palabra ojo turco proviene del idioma turco “nazar boncuğu”, cuyo significado es talismán contra el mal de ojo.

Ojo turco

El ojo turco es un talismán contra el mal de ojo.

El ojo turco y sus orígenes

Este abalorio surgió en Turquía y en la antigua Grecia y era empleado contra la envidia y contra el mal de ojo. Su principal función era la de proteger a quien lo porte de las malas vibraciones y de la influencia negativa de otras personas.

El uso del ojo turco se remonta a los tiempos antiguos donde sobresalían civilizaciones como la egipcia y la babilónica. Sus habitantes creían que los malos sentimientos y pensamientos se reflejaban a través de los ojos que son la parte más expresiva del ser humano. Debido a esto, no era raro ver a personas turcas o griegas utilizando este tipo de talismán para que, de esta manera, el individuo que emitía las malas vibras se distrajera al observarlo.

El ojo turco se emplea como adorno en diferentes tipos de joyas ya sea que se trate de pulseras, collares, aretes o tobilleras. También se acostumbra a colocar un ojo turco dentro del auto, pendiendo de los teléfonos móviles o en las puertas de los hogares. Inclusive una costumbre es la de poner dicho abalorio en los bebés recién nacidos como una medida de protección para evitar que padezcan de mal de ojo.

Siempre es bueno portar un ojo turco para evitar la envidia y el mal de ojo. No existe un momento en particular para hacerlo.

El ojo turco y su color

Un ojo turco tiene forma de gota y es fabricado siempre a mano empleando diferentes cristales de colores que tienen distintos significados:

  • Azul: es el tipo de ojo turco más común, se vincula con el buen karma y la protección contra el mal de ojo y contra la envidia.
  • Celeste o azul claro: simboliza el cielo y la verdad además de proteger contra el mal de ojo a su portador.
  • Rojo: se relaciona con la sangre y con la pasión. Es un color que brinda mucha energía a quien lo posea.
  • Amarillo: simboliza el color del sol, la alegría, la vitalidad y la fuerza además de la buena salud.
  • Verde: el color de la naturaleza en el ojo turco simboliza el crecimiento individual y también la esperanza.
  • Blanco: está asociado con la pureza y la luz. Es símbolo de bondad y de inocencia. Transforma las energías negativas en positivas.
  • Violeta: este color simboliza la nobleza, el poder y la ambición además de la sabiduría, la dignidad, el misterio y la independencia.
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.