Ir al contenido

Lluvia ácida

De acuerdo al diccionario, la lluvia ácida es una “precipitación en la atmósfera de las emisiones industriales de contaminantes ácidos”. Es decir que se refiere a la caída de agua con componentes químicos que pueden ser muy peligrosos para la salud humana, animal y para el medioambiente en general.

El agua se transforma en ácida debido a que se incorporan algunos contaminantes que se encuentran en el aire. Puede ser tanto lluvia como nieve, agua nieve, humedad e inclusive la niebla.

Lluvia ácida

La lluvia ácida puede provocar problemas medioambientales.

Las partículas se vuelve más ácidas debido al contacto con contaminantes como, por ejemplo, las emisiones de los automóviles o el humo de las fábricas.

Cuál es el origen de la lluvia ácida

La lluvia ácida puede producirse por la descomposición de las capas vegetales y otros fenómenos naturales como la erupción volcánica o la quema de combustibles fósiles que producen los automóviles y las fábricas, entre otros.

Este proceso libera dióxido de azufre y nitrógeno a la atmósfera los que reaccionan al agua y a la humedad que se encuentra en el ambiente. El viento se encarga de propagar los ácidos obtenidos a través del aire por varios kilómetros. Al encontrar un cuerpo de agua se mezclan con el liquido que allí se encuentra para seguir el ciclo del agua que todos conocemos: el sol evapora el cuerpo acuático, se forman las nubes y las mismas precipitan en diferentes lugares.

Consecuencias de la lluvia ácida

Los gases que se encuentran en la lluvia ácida no contribuyen al calentamiento global puesto que no son gases de efecto invernadero. Al contrario, el dióxido de azufre presentan un efecto de enfriamiento en el aire. Por otro lado, el nitrógeno colabora con la generación de una capa de ozono en la estratósfera.

Ambos contaminantes pueden ser perjudiciales para la salud y el medioambiente debido a los altos niveles de contaminación. El mayor riesgo lo corren los cuerpos de agua como los rios, los lagos y lagunas ya que absorben la mayor cantidad de contaminantes.

El agua de estos sitios suele ser utilizada para riego lo cual, como se puede inferir, tiene consecuencias negativas para la salud humana, pues la contaminación se transmite a los alimentos que se siembran en dichos campos.

Inclusive, los peces, crustáceos y otros habitantes de las aguas dulces o saladas también pueden transformarse en víctimas de la lluvia ácida. Las plantas también se ven afectadas por este fenómeno, pues sufren abrasión de sus hojas y ramas lo cual atrasa su desarrollo y permite que los parásitos y otros seres las ataquen muy fácilmente.

Cómo solucionar este problema

Existen ciertos puntos a tener en cuenta a la hora de disminuir la lluvia ácida en el medioambiente los cuales son:

  • Aminorar las emisiones de contaminantes a la atmósfera por parte de las fábricas.
  • Utilizar menos medios de transporte que se muevan empleando combustibles fósiles.
  • Ahorrar energía eléctrica. Cuanto menos se consuma menos contaminantes se van a emitir a la atmósfera.
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *