Ir al contenido

Humanismo

El humanismo es una corriente artística y cultural que nació en Europa en el siglo XVI y que se caracterizó por un notable interés en la civilización latina y romana. Implicó la recuperación de los valores estéticos del pasado en un mundo que comenzaba a volcarse por las máquinas.

Aunque el humanismo surgió como un programa educativo, consiguió un impacto tal entre los pensadores que con el correr de los años se fue asentando como un sistema filosófico cuyas bases estaban estrechamente ligadas al pensamiento grecolatino.

La idea fundamental del humanismo es que todos nacemos con la capacidad de pensar el mundo y de relacionarnos libremente con él y que es fundamental recibir una educación apropiada, a fin de conseguir discernir y utilizar correctamente las capacidades intelectuales.

Podríamos decir que el humanismo se centró en la difusión de la cultura como herramienta fundamental para conseguir la práctica del libre albedrío. Algunos de sus principales referentes fueron Dante Alighieri, Erasmo de Rotterdam, Guillaume Budé y Poggio Bracciolini. Cabe mencionar en este punto que, aunque el movimiento se originó en Italia, no tardaron en sumarse a él artistas e intelectuales de toda Europa, y de otros países del mundo. Por eso se suele decir que es un movimiento europeo y no estrictamente italiano.

Partiendo de la idea de este movimiento se han originado otras acepciones para el término. Puede decirse, por ejemplo, que una persona con una fuerte conciencia social y moral tiene pensamientos humanistas mientras que alguien que siente un cierto desprecio por el resto de los humanos (y plantea ideas claras en torno a la extinsión de la especie), presenta el perfil opuesto. Este último suele ser etiquetado de misántropo o solipsista.

Evolución del humanismo

A mediados del siglo XX surgió un concepto conocido como poshumanismo que podría leerse como una evolución del humanismo. Dicha evolución se encuentra fuertemente afectada (y podríamos decir, provocada) por la incorporación de numerosos dispositivos tecnológicos a la vida cotidiana. Se trata de una nueva forma de entender el arte y la vida, y de reformular, por ende, los paradigmas del estudio de las artes y las ciencias.

Si en el humanismo se planteaba la importancia de recuperar una visión del mundo más artística y de avanzar hacia la libertad desde el plano intelectual, el poshumanismo propone la idea de que ciencia y arte se fundan. Es evidente que los avances tecnológicos permiten una prolongación del propio cuerpo (y sus habilidades) y nos ayudan a experimentar una vida más amplia al mejorar nuestras capacidades mentales y físicas.

El poshumanismo implicó un cambio en la forma de pensar y ver el mundo de parte de intelectuales y científicos. De todas formas, es importante destacar, que existen aún muchos intelectuales afincados en las bases del humanismo, resistiendo contra el avance de la máquina y apostando por un pensamiento clásico.

Sinónimos de humanismo

humanidades, literatura, artes

Antónimos de humanismo

misantropía, solipsismo, antropofobia

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.