El Hígado

El hígado es un órgano o víscera irregular y rojo oscuro que poseen todos los seres vertebrados y se encuentra situado en la zona alta del abdomen, concretamente en el lado derecho por debajo del diafragma y detrás de la zona más inferior de las costillas, lo que ayuda a que esté protegido de traumatismos. Se trata de uno de los órganos más voluminosos por pesar 1,5 kilos aproximadamente y está dividido por 4 lóbulos: derecho, izquierdo, cuadrado y caudado o de Spiegel,

Es importante destacar que cumple con diversas funciones vitales:

  • Elimina de la sangre las sustancias que son dañinas para el organismo.
  • Produce la bilis, es decir, una sustancia fundamental para la digestión de las grasas y eliminar ciertas toxinas.
  • Sintetiza las proteínas plasmáticas y almacena las vitaminas.

¿Quieres obtener más información acera del hígado? ¡No te detengas aquí!

El hígado interviene en la función digestiva

Otras funciones del hígado

El hígado no solo cumple con las funciones explicadas anteriormente, también tiene otras igual de importantes. Esta víscera procesa los alimentos para convertirlos en sustancias y energía con el objetivo de obtener una adecuada nutrición y poder realizar las actividades del día a día. A su vez, controla el nivel de las hormonas que hay en el torrente sanguíneo, ya que estas son capaces de controlar el estado de ánimo y el crecimiento, entre otras.

Este órgano tan básico y fundamental a la vez, normalmente está sometido a muchas situaciones que son perjudiciales como es el caso de la enfermedad hepática que, en la mayoría de los casos, es asintomática hasta que se encuentra en un estado muy avanzado.

Enfermedades del hígado

Algunas de las enfermedades del hígado son:

  • La hepatitis por virus es una infección que causa inflamación y daño, y hay varios tipos:
    • A y E: infecciones agudas.
    • B, C y D: infecciones agudas y crónicas.
  • La cirrosis es la consecuencia final de diversas patologías hepáticas crónicas, lo que lleva a su endurecimiento y mal funcionamiento.
    • Colangitis.
    • Esclerosante primaria.
    • Hepatitis autoinmune.
  • La enfermedad de Wilson hace que no se pueda expulsar el cobre adicional, lo que puede llegar a ser tóxico si se acumula en exceso.
  • En el síndrome de Gilbert existe un defecto en la excreción de la bilirrubina a causa de las deficiencia de una enzima hepática denominada UDP.
  • La esteatosis hepática es una acumulación de grasa en el hígado, lo que provoca un aumento del tamaño.

Cómo cuidar el hígado

El hígado es blanco a causa de las toxinas, los agentes infecciosos, los medicamentos y los excesos en la alimentación, lo que lleva a tener que cuidarlo.

Para ello es fundamental ser cautelosos con la alimentación, teniendo en cuenta que el exceso de grasa y azúcares es dañino al causar la enfermedad de hígado graso, mientras que ingerir mucho alcohol puede causar cirrosis hepática.

También hay que mencionar los medicamentos, ya que tomarlos sin control y sin supervisión médica puede causar hepatotoxicidad, incluso algunos afectan de por sí a dicho órgano. Por lo tanto, durante el tratamiento, los pacientes tienen que ser sometidos a pruebas de laboratorio con el objetivo de identificar tempranamente esta alteración y suspender el medicamento.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *