Ir al contenido

Cruz de Caravaca

La Cruz de Caravaca es una reliquia que forma parte de la cruz donde Jesucristo fue crucificado. Actualmente, dicho símbolo se conserva en la Basílica del Real Alcázar de la Vera Cruz en Caravaca de la Cruz.

Se trata de una figura que mide 17 centímetros en vertical y cuenta con dos brazos horizontales de 7 y 10 centímetros respectivamente. Cabe destacar que el brazo más corto es el que está ubicado en la parte superior.

Cruz de Caravaca

Representación simbólica de la Cruz de Caravaca

Historia de la Cruz de Caravaca

Cuenta la leyenda que durante el siglo XIII un monje  intentó predicar el Evangelio en territorio moro. Sin embargo fue arrestado y, para explicar que hacía allí, tuvo que mandar a pedir los implementos para realizar la misa. Cuando constató la inexistencia de una cruz para seguir con el ritual, vio como dos ángeles le depositaban uno de estos símbolos sobre el altar.

Esto le permitió seguir con la misa y provocó que los altos mandos musulmanes y sus familias se convirtieran al cristianismo. Dicho símbolo no es más que la Cruz de Caravaca. Existen diferentes versiones acerca del clérigo. Algunos historiadores dicen que su nombre era Ginés Pérez Chirino o Quirino y que era oriundo de Albacete. Otros, por el contrario, afirman que se llamaba Fernán Pérez.

Otra de las leyendas que avalan su origen afirma que cuando Santa Elena encontró la cruz entregó una parte de ella al patriarca de Jerusalén. Cuando el mismo se autoproclamó rey, puso la cruz sobre su pecho. Como era una persona muy cruel y mezquina, en castigo, Dios mandó a dos ángeles que bajaron del cielo y se llevaron el trozo de reliquia la cual apareció posteriormente en Caravaca.

Finalmente, podemos citar una tercera historia en la cual se habla de la conquista de Caravaca por Jaime I el Conquistador. La cruz fue entregada a Fernando III en 1244. Dicho símbolo fue utilizado como un potente talismán y una bandera durante los ataques de Muhammad ibn Nasr, emir de Arjona y Granada. Esto transformaría a Caravaca en un lugar de suma importancia en la frontera entre el pueblo hispano y el islámico.

Devoción y fiestas

La devoción de los fieles hacia la Cruz de Caravaca se extendió en todos los países donde el cristianismo estaba ganando terreno. Muchas personas que son practicantes de dicha religión lo utilizan en rituales de diferente tenor y lo emplean como amuleto.

En cuanto a las festividades, en la ciudad de Caravaca de la Cruz se llevan a cabo las Fiestas Patronales de la Santísima y Vera Cruz. Las mismas se desarrollan entre el 1 y el 5 de mayo. En ellas se reproducen las procesiones tanto de los moros como también de los cristianos donde los participantes son caracterizados como la época medieval. Cabe destacar que la festividad más importante es la del día 2 de mayo cuando se celebran los Caballos del Vino.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.