Aquelarre

Se le llama aquelarre a las reuniones que tenían las brujas en la antigüedad. En ellas se realizaban diferentes ritos donde se incluían hechizos y rituales en los que se adoraba al Diablo y a otros entes malignos. También, y por contraposición, se realizaban encantamientos mágicos benévolos que no tenían que ver con la concepción que tenemos de la palabra “bruja” hoy en día.

Etimológicamente hablando, la palabra aquelarre proviene del idioma vasco con akelarre cuyo significado se puede dividir en dos partes: aker que significa “macho cabrío” y larre, que quiere decir “prado”. En consecuencia, la palabra puede traducirse como “El prado del macho cabrío”. Las brujas pensaban que el Diablo se iba a presentar en el lugar donde se realizaba el ritual tomando la forma de ese animal

Aquelarre

Un aquelarre era una reunión de brujas y brujos que adoraban a Satanás

Origen de los aquelarres

De acuerdo a la historia, el aquelarre tuvo su auge durante la Edad Media hasta finales del siglo XVIII. Hoy en día, se puede hablar de aquelarre en forma irónica cuando hay una reunión de amigas, por ejemplo. Desde un principio, en las reuniones de brujas y brujos, se leían cartas del tarot, se rezaba y se realizaban orgías llegando hasta a hacer sacrificios humanos con personas adultas, niños y bebés. Estos sacrificios incluían el consumo de carne humana y de drogas alucinógenas.

Los rituales eran realizados en la Ascensión del Corpus Christi, la noche de Todos los Santos, o el día de San Juan Bautista, entre otros. Los rituales, además de los sacrificios incluían confesiones ante el diablo, por ejemplo de haber escuchado misa o de haber entrado en la iglesia y de toda aquella maldad que podían haber llevado a cabo pero que no realizaron. El fin de la reunión de brujas y brujos ocurría en el momento en el que amanecía, se escuchaba el canto del gallo o cuando se oían las primeras campanadas de la iglesia más próxima.

Otras acepciones de la palabra aquelarre

Cabe destacar que al aquelarre también se lo denominaba sabbat. Esto era en alusión a la palabra hebrea que se refiere al día de descanso de los judíos ortodoxos el cual era obligatorio. Este nombre se adoptó por el prejuicio y desprecio que surgió durante gran parte de la Edad Media que los antisemitas sentían por todo aquel que profesaba dicha religión. Esto sucedió después de la expulsión de los judíos por parte de quienes gobernaban que tenían creencias cristianas. Por esta razón se asoció dicho credo a los aquelarres y a la práctica de la brujería.

Sinónimos de aquelarre

barahúnda, confusión, desorden, ruido

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.