Ir al contenido

Zalamero

El término zalamero es un adjetivo que se utiliza para designar a la persona que dice o hace zalamerías. La persona zalamera tiende a ser exagerada a la hora de demostrar su afecto o cariño. El zalamero suele tomar actitudes aduladoras, mostrarse sumamente atento y servicial.

Estas características, en su conducta y forma de actuar, pueden estar motivadas por un interés particular. Recurren a estas artimañas con miras a conseguir un determinado objetivo.

Los zalameros se muestran considerados, dispuestos a complacer al otro. En ocasiones, cuando exageran demasiado, pueden resultar un tanto falsos. Pero se caracterizan por tener actitudes empalagosas. Además de permanecer solícitos aprovechando cualquier oportunidad para agasajar a alguien.

zalamero

El zalamero puede tener actitudes que molesten a los demás por su persistencia

La palabra zalamero tiene sus orígenes en el árabe. En primer lugar proviene de la palabra salaam que significa paz, pero también se la utiliza en forma de saludo. De ahí se desprende el término zalama que significa desear la paz, al que se le agrega el sufijo ero para designar a los que desean la paz reiterativamente.

Por lo tanto el zalamero es quien está continuamente alabando y haciendo cumplidos a alguna persona. Esto lo hace con el fin de caerle en gracia y ganarse su confianza. Las razones de su zalamería varían según sus intenciones. Así puede hacerlo porque se siente atraído por esa persona, porque busca algún beneficio, o quizás es su forma de ser.

Zalamero como adjetivo tiene connotaciones un tanto negativas. Esto se debe a la actitud reiterativa y constante del zalamero por agradar al otro y estar todo el tiempo encima suyo. A algunas personas les puede resultar incómodo ser el objeto de tantas atenciones. Aunque otras puedan disfrutarlo e incluso beneficiarse de ellas.

La caracteriza de zalamero a aquella persona que constantemente está demostrando afecto y adulando a otra persona.

Características del zalamero

Los zalameros no son muy bien vistos a nivel social. Esto se debe a que en su afán de complacer, a alguien en especial o a los demás, empiezan a volverse molestos. Por lo que si sus atenciones se centran en una sola persona y resultan demasiado evidentes, genera rechazo.

Cuando su zalamería se torna muy exagerada, a tal nivel que roza lo empalagoso y adulador, suele ser una señal de algún interés particular. Los zalameros deciden trabajarse a alguien en particular, o a varias personas, con vistas a conseguir algo específico. Por ejemplo, en el ámbito laboral un empleado es zalamero con su jefe para ganarse sus favores y quizás algún beneficio extra.

Las personas en una relación amorosa también pueden tomar actitudes zalameras. La zalamería puede surgir antes de que se establezca la relación y durante la misma. El zalamero recurre a estas actitudes para demostrar su cariño.

Y también puede darse el caso de que una persona es zalamera debido a su forma de ser. Es parte de su personalidad y naturaleza ser cariñoso y adulador todo el tiempo. Es su forma de demostrarles a los demás su aprecio.

Sinónimos de zalamero

halagador, lameculos, lisonjero, adulador

Antónimos de zalamero

arisco, hostil, hosco

Etiquetas:

3 pensamientos en “Zalamero”

  1. Albertina Miranda

    Es bien feo la mujer que es zalamera, pues mi duda y sospecha
    Hera cierta , que horrible es cuando no dan respiro.
    opino que mayor mente hay un interés por medio, ese cuento de que a sin son no lo creo
    en tanta maldad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.