Vértigo

Cuando hablamos de vértigo, nos referimos a una sensación de movimiento que se produce en el cuerpo a pesar de que el mismo está quieto. Se lo puede describir como mareos y también como una sensación indefinida en el estómago. Desde el punto de vista médico, son varias las causas que producen el vértigo. Puede tratarse de enfermedades más o menos graves o, sencillamente por tener fobia a las alturas.

El vocablo proviene del latín vertiginis que significa mareo o movimiento de rotación. A su vez, se origina en la palabra vertere, también proveniente del latín, que quiere decir girar.

Vértigo

El vértigo suele ser asociado por el temor a las alturas o acrofobia.

Tipos de vértigo

Actualmente se conocen dos tipos de vértigo desde el punto de vista médico y también  orgánico. Son los llamados periférico y central. El primero sucede cuando el individuo presenta problemas en el oído interno, el cual se encarga de mantener el equilibrio. También puede deberse a ciertos medicamentos o a la inflamación del conducto auditivo. En cuanto al vértigo central, el mismo ocurre por un problema en el área cerebral debido a enfermedades como la esclerosis múltiple o los tumores e inclusive a la inflamación del cerebro.

Existe además otro tipo de vértigo que tiene que ver, más que nada, con la parte psicológica, pues lo padecen aquellas personas que presentan miedo a las alturas el cual lleva el nombre de acrofobia.

Tratamiento

Como son muchas las causas que pueden provocar el vértigo, el espectro de medicamentos que se emplean suele ser muy amplio. De acuerdo al origen del trastorno, los especialistas pueden aconsejar a sus pacientes que consuman antihistamínicos (medicamentos que tienen la capacidad de aliviar los síntomas de la alergia), los cuales tienen la función de bloquear la sensación de mareo y movimiento.

Por otro lado, también se prescriben medicinas del grupo de las etanolaminas, especialmente la doxilamina (un antihistamínico de primera generación que bloquea los receptores de H1), sobre todo cuando se trata de vértigo del tipo central. Es importante no automedicarse y es preferible consultar con un especialista antes de consumir cualquier medicamento, sobre todo si aún no se sabe la causa que origina la sensación de vértigo. Es probable, además, que esta condición requiera de varios estudios complementarios.

El vértigo también se asocia con las acciones peligrosas como ser las carreras de gran velocidad y el ascenso o descenso de una montaña o cualquier otro deporte en el que el riesgo sea lo central. Una oración que ejemplifica esto sería “Juan sintió el vértigo de conducir a 150 kilómetros por hora en la ruta vacía”.

Sinónimos de vértigo

actividad, apresuramiento, arrebato, aturdimiento, desmayo, desvanecimiento, dinamismo, ímpetu, mareo, precipitación, prisa, vahído

Antónimos de vértigo

abulia, apatía, calma, lentitud

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *