Un sismo o terremoto, es el movimiento que se da en forma natural y que sacude la superficie de la tierra. Dicha actividad se produce, precisamente, en las capas que se encuentran en el interior de la Tierra. Los sismos pueden ser muy leves o provocar grandes daños a las propiedades y a las personas, animales y plantas que habitan en una región determinada. El vocablo sismo proviene del griego σεισμός (seismós), cuyo significado es ‘sacudida’.

Todos los sismos tienen un hipocentro que es el punto de origen del movimiento y que se encuentra en las capas inferiores de la tierra y un epicentro que sucede sobre la superficie y es el lugar donde se produce el temblor con mayor intensidad.

Sismo

Las consecuencias de un sismo pueden ser devastadoras.

Un sismo es un fenómeno natural que ocurre en forma periódica en cualquier parte del mundo. Como tal, sucede abruptamente y es imposible predecirlo.

La escala con la que se mide un sismo se denomina Escala de Ritcher. Sus resultados se escriben en números donde 1 es el terremoto más leve mientras que 10 es un movimiento que puede presentar consecuencias devastadoras.

Por qué se originan los sismos

Los terremotos se originan debido al movimiento de las placas terrestres las cuales reciben el nombre de placas tectónicas. Las mismas se mueven y chocan entre si o pierden su forma original lo cual las lleva a eliminar energía. Los terremotos también pueden ser de origen volcánico, pues en las erupciones se sacude la tierra con movimientos bruscos de diferente intensidad.

Cuáles son las consecuencias de los terremotos

De acuerdo a su intensidad, los terremotos pueden tener diferentes consecuencias tales como incendios, destrucción de viviendas y edificaciones de mayor tamaño, maremotos, muertos y heridos y desplazamiento de los terrenos.

Tipos de sismos

Oscilatorios: son aquellos sismos que se mueven de manera horizontal lo cual produce un movimiento oscilatorio.

Trepidatorio: el terremoto ocurre con sacudidas verticales, es decir de arriba hacia abajo. Esto puede provocar que objetos o edificaciones sean lanzadas al aire.

Superficiales: son un tipo de sismo que se produce en la superficie de la tierra, pues no se extiende a más de 70 kilómetros de profundidad. Son los que más destrucción causan. Su hipocentro se encuentra ubicado a menos de 25 kilómetros de hondura.

Intermedios: el epicentro se encuentra entre los 70 y los 300 kilómetros de profundidad.

Profundos: como su nombre lo indica, los terremotos profundos superan los 300 kilómetros de profundidad. Son los menos frecuentes y disminuyen su frecuencia cuanto más profundo se encuentren llegando a medirse a 650 kilómetros por debajo de la superficie terrestre.

Sinónimos de sismo

terremoto, temblor, sacudida, seísmo, maremoto

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *