Monarquía absoluta

La monarquía absoluta es una forma de gobierno en la que el jefe del mismo es una sola persona como sucede en el caso de una reina, un rey o un sultán. El cargo se obtiene de por vida y, por lo general, se transmite de padres a hijos, es decir que es hereditario.

Se trata de una forma de gobierno en la que el rey o reina no tienen limites en el poder  ni están regidos por ningún tipo de ley. Un ejemplo de lo que fue una monarquía absoluta se pudo apreciar durante el reinado de Fernando VII en España entre el mes de marzo y el mes de mayo de 1808.

Monarquía absoluta

En una monarquía absoluta el poder del rey es ilimitado.

Características de la monarquía absoluta

En una monarquía absoluta, todas las facultades se le brindaban solo al monarca. Es el rey quien tiene a cargo la capacidad de dictar decretos y cuenta con poderes hereditarios que le son dados de por vida. Como todo el poder se concentra solo en el monarca, no existe la división de poderes que es normal en cualquier gobierno democrático e inclusive en las monarquías constitucionales. A lo sumo, el rey era aconsejado por un grupo de personas que tenían el cargo de consejeros aunque no siempre sus opiniones eran tenidas en cuenta por el monarca.

En la monarquía absoluta, no existe ningún tipo de organismo de control que fiscalice las decisiones del rey. Estas siempre eran tomadas al pie de la letra.

Este tipo de monarquía surgió en Europa Occidental a partir de algunas monarquías autoritarias ya existentes que tuvieron su origen en la Edad Media debido al surgimiento de las monarquías feudales. A esto se le sumó la preponderancia que tenía el rey en relación a todas las leyes existentes.

Paises donde predomina la monarquía absoluta

Arabia Saudita: es un régimen autoritario donde el monarca sigue el Corán al pie de la letra.

Brunéi: el sultan tiene varios cargos que ubican al país como uno que aún mantiene la monarquía absoluta. Es primer ministro, ministro de defensa y también ministro de economía.

Catar: es otro de los países que se rige por una monarquía absoluta a pesar de estar pasando por un periodo de modernización.

Ciudad del Vaticano: el papa, quien es el líder de la iglesia católica, es el soberano en dicha ciudad. Es quien tiene el cargo desde que es elegido hasta su fallecimiento. Esto ocurre a menos que renuncie como ocurrió en el caso de Benedicto XVI quien le cedió el papado a Francisco I.

Omán: el sultán de este país tiene varios poderes que le fueron otorgados por el Parlamento. Es primer ministro, ministro de defensa y también de asuntos exteriores.

Suazilandia: En este caso podemos hablar de una monarquía absoluta compartida, pues el rey gobierna junto con el líder espiritual del país. Tiene la capacidad de nombrar al primer ministro o de disolver el parlamento. Es la única monarquía institucional del continente africano.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *