Ir al contenido

Medusa

En la mitología griega, la medusa se consideraba una especie de monstruo que vivía en un lugar situado bajo tierra conocido como inframundo y que era capaz de convertir en piedra todo aquello que se le quedaba mirando fijamente. A su vez, cabe señalar que se conocía por ser una de las hermanas gorgonas e hija de Ceto y Fortis, sin olvidar que quedó embaraza del dios del mar llamado Poseidón.

Partiendo de esta figura mitológica, apareció el término de medusa haciendo referencia a los animales marinos diblásticos pertenecientes al filo Cnidaria que apareció hace unos 500 millones de años en el Cámbrico, perteneciente a la Era Paleozoica.

A continuación te damos más información acerca de la medusa, un animal que se caracteriza por su peligrosidad.

Muchas personas sufren picaduras de medusa en playas de todo el mundo

Medusa como animal

La medusa, también conocida como aguaviva, lágrima de mar o aguacuajito, es un animal invertebrado con un cuerpo gelatinoso y en forma de campana de la que desciende una especie de manubrio tubular.

A la hora de desplazarse por el agua lo hace mediante las contracciones rítmicas de todo su cuerpo: coge agua, la introduce en la cavidad gastrovascular y la expulsa haciendo uso de ella como una especie de propulsor.

No tiene SN ni cerebro, además posee unos ojos que se distinguen en la oscuridad para detectar las posibles presas que hay alrededor.

Destaca la bioluminiscencia

Hay distintas especies de medusas y algunas de ellas se caracterizan por ser bioluminiscentes, es decir, en donde se crea una reacción química que produce luz. El uso de esta bioluminiscencia sirve para avisar a los depredadores de la toxicidad que posee en su interior, teniendo como ejemplo la hidromedusa gelatina cristal.

Animal peligroso

Algunas especies de medusa se consideran animales peligrosos porque la boca está rodeada de varios tentáculos, concretamente 4 u 8, los cuales poseen células urticantes o nidocitos.

Este tipo de células cumplen la función de defender y, a su vez, se emplean para atrapar alimentos, por ejemplo, la agrupación de organismos que forman parte del plancton. Es cierto que los movimientos de la medusa son bastante limitados y eso hace que no recorra muchos kilómetros, a excepción de que se vea arrastrada por la corriente marina.

Picadura de medusa

Una picadura de medusa equivale a miles de aguijones diminutos.

La picadura de medusa no es como la picadura de abeja en lo que respecta al aguijón, ya que la primera cuando pica a una persona deja miles de aguijones pequeños llamados nematocistos, los cuales pueden continuar soltando veneno si siguen adheridos a la piel.

En caso de que le pique una medusa a una persona lo que tiene que hacer es seguir los siguientes pasos:

  • Sal del agua.
  • Acude al puesto de socorro.

El socorrista lo que hace es enjuagar la zona de la picadura con vinagre al ser un ácido débil para que los tentáculos que han quedado pegados se extraigan fácilmente con unas pinzas.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.