Materialismo

El materialismo es una doctrina que plantea que todo surge de la materia y pertenece a un sistema determinado por reglas bien definidas. Se opone al idealismo en cuanto a que considera que todo lo que existe debe poder probarse, mientras que esta otra línea de pensamiento se sustenta de lo abstracto y lo subjetivo. Las bases del materialismo argumentan que nada existe más allá de la materia, es ésta la sustancia primigenia de la vida que fundamenta todo lo que vemos y tocamos.

Evidentemente en esta forma de entender la existencia no hay espacio para la dualidad: materia-espíritu, por lo que todo pensamiento debe ser fundamentado con hechos pragmáticos y fácilmente comprobables.

Principales teóricos del materialismo

Leucipo y Demócrito son los fundadores del materialismo, en la Antigua Grecia, aunque en su momento no tuvieron la importancia y repercusión que la doctrina alcanzaría durante el siglo XIX, en el que sirvió para interpretar la realidad y para explicar que la vida y la conciencia son derivados de la materia.

En el siglo XIX uno de los principales pensadores que tuvo el materialismo fue Carlos Marx. Aunque nació en una familia de origen judío pronto perdió la fe y se sintió atraído por el pensamiento material al vincularse a los filósofos de la escuela Hegeliana. “El Capital” es su obra máxima, que redactó en conjunto con Engels. En ella, se plantean las ideas que darían origen al comunismo y que permitieron sentar las bases del materialismo histórico.

Otro importante pensador del materialismo es Federico Engels, también seguidor de la corriente Hegeliana. Entre sus ideas fundamentales se destaca la búsqueda de una democracia revolucionaria, en la que la vida social esté en manos del pueblo y la forma en la que se establecen las relaciones es estrictamente material. La búsqueda de la felicidad debería estar enlazada con el bienestar y la obtención de la libertad en su sentido estricto. Así lo dejó expresado en sus dos obras más importantes: “La Dialéctica de la Naturaleza” y “El Origen de la Familia, de la Propiedad Privada y del Estado”.

El tercer nombre fundamental del materialismo durante el siglo XIX fue Ludwig Feuerbach, también de la escuela Hegeliana. Sus obras fundamentales son “Pensamientos sobre la Inmortalidad” y “Lecciones sobre la Esencia de la Religión” en los que dejaba clara su postura: los valores ideales y la religión entre ellos son producidos por nuestra mente para satisfacer necesidades de tipo material. En su obra tienen una gran relevancia sus estudios sobre religión y su nueva forma de entender la espiritualidad: como una extensión del propio cuerpo, que sirve para proyectar a dios en el mismo ser humano.

Es importante señalar que existen diversas corrientes dentro del materialismo y aunque todas apuntan a esa idea de que la materia es el origen de todo, mantienen algunas diferencias entre sí. Por todo esto, es imposible aunar todas las ideas materialistas en una sola, como es imposible entender una misma idea de igual forma al analizarla desde diferentes disciplinas del pensamiento.

Sinónimos de materialismo

pragmatismo, empirismo, evolucionismo

Antónimos de materialismo

idealismo, utopía, existencialismo

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *