La medicina interna

La European Federation of Internal Medicine (EFIM) define la medicina interna como una disciplina médica que se centra en el cuidado de los pacientes con una o varias patologías que afectan a todo el organismo o a un solo órgano, ya sean agudas o crónicas, y sin necesidad de asistencia quirúrgica. Este tipo de medicina brinda una visión muy global de la persona enferma como un todo al hacer énfasis en las diferentes especialidades, teniendo en cuenta que el profesional que se encarga de ello es el médico de cabecera.

Normalmente se centra en diagnosticar y tratar enfermedades infecciosas, problemas en el metabolismo, trastornos digestivos o respiratorios y diabetes, además tiene que controlar la toma de medicamentos por si aparecen efectos adversos o secundarios.

¿Quieres saber más acerca de la medicina interna? ¡No dudes en seguir leyendo!

La medicina interna está enfocada al diagnóstico y el tratamiento no quirúrgico

Objetivos de la medicina interna

  • Ayuda al paciente en su proceso por el sistema sanitario hospitalario, coordinando la actuación frente a la patología en cuestión, además de intentar unir todas las especialidades necesarias para conseguir un diagnóstico.
  • Atiende al paciente con patologías muy complejas, lo que conlleva a que el diagnóstico sea difícil de averiguar, ya que posee distintos síntomas en varios órganos del cuerpo.
  • El profesional dedicado a la medicina interna se puede especializar para ayudar a los pacientes en casos más específicos como los factores de riesgo cardiovascular, el virus de la inmunodeficiencia humana y la enfermedad tromboembólica venosa, entre otras.

Historia de la medicina interna

A finales del sigo XIX, en Alemania, tuvo su origen el concepto de la medicina interna, ya que empezó a hacerse énfasis en la medicina hospitalaria vinculada a las clínicas universitarias, lo que llevó a un nuevo enfoque, más específicamente a las ciencias básicas biomédicas y a la experimentación.

En sus orígenes, Strumpell fue quien escribió el primer tratado de las enfermedades internas y, más tarde, se celebró el I Congreso de Medicina Interna. El objetivo principal era señalar un nuevo campo en el que los términos se centraban en el nuevo saber sobre fisiología y bacteriología, además de rechazar los métodos quirúrgicos en la terapéutica empleada.

¿Qué patologías trata la medicina interna?

La medicina interna se centra en la atención integral del adulto enfermo en el que coexisten distintas patologías y que, por lo tanto, tiene múltiples síntomas,

Y, ¿cuáles son las enfermedades que se engloban dentro de este tipo?

  • Tratamiento hospitalario a quien tenga una infección o una enfermedad en la que el sistema inmunitario destruye los órganos o tejidos sanos. También una enfermedad que afecta a todo el organismo o una ligada al metabolismo y descomposición de los alimentos. A continuación te mostramos algunas de las patologías más frecuentes:
    • Factores de riesgo vascular.
    • Inflamación del páncreas.
    • Función hepática anormal.
    • Presión arterial alta.
    • Niveles de azúcar en sangre muy altos.
    • Insuficiencias cardíacas.
    • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica.
    • Insuficiencia respiratoria.
    • Pérdida de sangre por el tubo digestivo.
    • Infección que inflama los sacos aéreos.
    • Insuficiencia renal.

Sinónimos de medicina interna

Medicina clínica

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *