Cacofonía

La cacofonía es la disonancia que se produce cuando se combinan de manera no armónica de diversos sonidos en una palabra o en una frase. El vocablo, tiene su origen en el idioma griego κακοφωνία  que se pronuncia kakophonía. Esta palabra, a su vez, está compuesta por las raíces κακός que se pronuncia kakós y que significa “desagradable” o “malo” y con φωνή que se pronuncia como phoné cuyo significado es “sonido”. La etimología nos indica, entonces, que la cacofonía se refiere a un sonido desagradable o malo.

La cacofonía se produce debido a una repetición de fonemas y por la unión de palabras que al repetirlas no resultan muy agradables para ser escuchadas y son muy chocantes. Un ejemplo de esto sería decir “caramelo camarón caramelo camarón”.

Cacofonía

La cacofonía se produce por sonidos que son desagradables de escuchar.

La cacofonía también hace alusión a ruidos sin sentido que se producen en un nivel alto o con tonos despectivos y desagradables.

Un ejemplo de cacofonía puede ser “bebiendo té te pondrás mejor”, no suena muy bien al pronunciarlo ya que ambas palabras tienen la misma dicción.

La cacofonía en los trabalenguas

Los trabalenguas suelen asociarse con la cacofonía como puede verse en los siguientes ejemplos que son bien conocidos:

“Tres tristes tigres tragaban trigo en un trigal,
Sentados tras un trigal, en tres tristes trastos,
tragaban trigo, tres tristes tigres.”

“El que poco coco come, poco coco compra;
el que poca capa se tapa, poca capa se compra.
Como yo poco coco como, poco coco compro,
y como poca capa me tapo, poca capa me compro.”

La cacofonía como recurso literario

Esto también puede transformarse en un recurso literario muy importante, pues se utiliza para que el lector cree, sin ningún tipo de intensión una nueva palabra al combinar diferentes sílabas. Por el contrario, también podemos hablar de eufonía cuando nos referimos al efecto agradable y placentero que tienen algunos sonidos cuando se combinan entre sí.

Características de la cacofonía

La cacofonía no presenta reglas exactas en cuanto a la cantidad de letras iguales que se necesitan para que se produzca ni tampoco las combinaciones de consonantes que van a traernos problemas al pronunciarlas.

En algunos casos, las cacofonías se realizan por repeticiones en los discursos indirectos, resultan incómodas de leer e incluso de pronunciar, pero son necesarias como “ella le dijo que qué podía hacer al respecto”.

Es importante evitar al máximo las cacofonías si se desea lograr una lectura sencilla y fácil de sobrellevar.

Ejemplos de cacofonías

“Sé que se cayó, yo ya me había enterado”.

“Solo quieres que te quiera como tu quieras”.

“Se portó cortesmente y alegremente fuera de ser diligente”.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *