Ir al contenido

Modernismo

El nombre de Modernismo se aplica a un movimiento artístico surgido a finales del S XIX y cuya principal característica fue la búsqueda de una estética vinculada a la naturaleza y que, dependiendo de cada disciplina artística, mostró determinadas características. En el plano arquitectónico se vio representado por obras donde prima la asimetría y la rusticidad, mientras que en el plano literario resaltan la búsqueda de una expresividad metafísica que apela a la sensibilidad de los lectores.

El surgimiento de nuevas tendencias artísticas está relacionado en algún punto con una rebeldía frente al canon imperante, determinado e impuesto por las generaciones anteriores. Es una rebelión contra lo conocido, y la consolidación de una nueva forma de mirar el mismo modo, con otros criterios, de una forma más limpia y novedosa. De todas formas, estos movimientos no surgen de la nada, siempre se apoyan en alguna tendencia que haya pasado desapercibida o a la que se le haya restado la importancia que se merecía y, en ese sentido, el nuevo movimiento surge como una reivindicación de ciertas ideas planteadas por un movimiento precursor pero haciendo una nueva lectura de las mismas.

En el caso del Modernismo fueron el Simbolismo (que buscaba la exploración del mundo mediante los sentidos) y el Parnasianismo (que postulaba que todo intento de buscar una explicación metafísica en el arte queda fuera de él) los movimientos que le sirvieron de base. Tomando estas dos ideas, el Modernismo dio una vuelta de tuerca a la mirada y planteó una forma de observar y contar el mundo desde lo subjetivo y tratando de reivindicar la importancia del arte para huir de las crisis espirituales. Huir del mundo real y refugiarse en un espacio donde sentidos y abstracción se den la mano, regresando a los mitos, a lo que queda del mundo clásico: esa podría ser una buena forma de definir la búsqueda de los modernistas.

El Modernismo de Rubén Darío

En la literatura el mayor representante del Modernismo fue el nicaragüense Rubén Darío. Cabe señalar que, a diferencia de la mayoría de los movimientos artísticos representativos de la historia de las artes cuyo centro de gestación fue Europa, el Modernismo surgió en América y de allí se exportó al viejo continente.

A Rubén Darío se le conoce como el Príncipe de las Letras Castellanas, porque su obra tuvo alcances impresionantes, siendo capaz de atravesar fronteras e imponer un nuevo canon en la historia de la literatura. En sus escritos dejó clara su intensa preocupación por la identidad latinoamericana frente al avance de la opresión capitalista en esa tierra que “tiene sangre indígena, / que aún reza a Jesucristo y aún habla español”.

“Azul”, “Prosas profanas” y “El canto errante” son las tres obras más difundidas de Darío, que le valieron fama y prestigio internacional y que sirvieron para difundir las ideas modernistas a lo largo y ancho de todo el mundo.

Sinónimos de Modernismo

Art Nouveau, Sezession

Antónimos de Modernismo

arcaico, Realismo

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.