Ir al contenido

Misofonía

La misofonía es la fobia a los sonidos de cualquier índole. Esto puede referirse a un conjunto de voces, el clic que produce un bolígrafo e inclusive el goteo de un grifo o al oír una persona masticando. Estos ruidos repetitivos pueden llegar a producirle a la persona ataques de pánico o malhumor.

El significado literal es “odio al sonido”. Es un trastorno que se conoce como Síndrome de Sensibilidad al Sonido o SSS. Se produce cuando existe una hipersensibilidad al ruido que se encuentra por debajo de las conversaciones a voz normal es decir entre los 40 y 50 decibeles.

Misofonía

La misofonía provoca que quien la padece tenga episodios de furia incontrolable.

Características de la misofonía

La misofonía produce una respuesta desproporcionada del sistema nervioso y se suele presentar durante la adolescencia o a finales de la infancia.  Se trata de un desorden psiquiátrico descubierto por Pawel y Jastreboff, dos especialistas en neurología y en el año 2013 se clasificó dentro de los desórdenes psiquiátricos. Es una enfermedad crónica que puede durar toda la vida.

Muchos de los afectados de misofonía presentan pensamientos que les imprimen una gran violencia cuando sienten ruidos repetitivos que ellos consideran como algo molesto. La reacción ocurre en forma intempestiva y quien padece este trastorno tiene el deseo irrefrenable de golpear a alguien o romper algo.

Esto nos lleva a inferir que la misofonía es un trastorno psiquiátrico que puede perjudicar la calidad de vida de quien lo posee. Puede inclusive empujar a alguien a dejar su trabajo, a perder su pareja o a aislarse cada vez más de la sociedad.

Lamentablemente, aún no tiene una cura ni existe un tratamiento en concreto que pueda eliminar las molestias de tal situación. Por lo general, quienes padecen de este trastorno se ven obligados a utilizar protectores auditivos y a crear “zonas de silencio” donde refugiarse. En cuanto al cuadro clínico, la misofonía se trata de manera similar a la de los pacientes que tienen trastornos obsesivos y compulsivos o TOC.

Este trastorno no debe ser confundido con la ligirofobia o fonofobia que consiste en un gran miedo a los ruidos fuertes que se producen de improviso como la explosión de fuegos artificiales, globos o cualquier otro elemento similar.

Etimología

La palabra misofonía  proviene del griego con μίσος o mísos que significas ‘aversión’ y φωνή o foné que quiere decir ‘sonido’. Es decir que desde su origen el vocablo significa “sensibilidad selectiva al sonido”.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.